Cultura
28.02.2012 | 15:16

Propone Carlos Taibo replantear cine mexicano en libro

En su libro "Manual básico de producción cinematográfica”, el escritor plantea que lo se necesita acercarlo al público para que se interese en las películas nacionales

Escrito por Tomado de Diario La Razón
Tamaño del texto
+
-
Ampliar Foto
El cine mexicano necesita replantearse, bajar sus costos en taquilla para permitir que otra vez llegue a la canasta básica y que el público acerque a él, propuso anoche el especialista Carlos Taibo.

Entrevistado previo a la presentación del libro “Manual básico de producción cinematográfica”, en la Sala Carlos Chávez del Centro Cultural Universitario (CCU), Taibo, quien ha sido responsable de la Cátedra de Producción del CCC, entre 2002-2008, pugnó por romper con el acaparamiento hollywoodense de las salas de cine del país.

Consideró que el cine mexicano nunca ha dejado de trascender y añadió que lo que necesita es acercarlo al público, lograr que éste se interese en las películas nacionales.

Coeditado por el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC), el Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC) y el Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine), el texto establece rutas y mecanismos de organización.

Lo anterior, toda vez que los procesos creativos del quehacer cinematográfico están enmarcados en reglamentos, formatos, esquemas y presupuestos, de cuya claridad dependerá la adquisición de financiamiento, desarrollo del rodaje, postproducción y hasta distribución de la película.

Carlos Taibo, Martha Orozco y Sandra Paredes ofrecen en este manual un instrumento integral para poder el arte cinematográfico a su etapa final, gracias a que ellos mismos asumen la producción creativa, cuyos mecanismos son similares en toda Iberoamérica en cuanto a coproducción.

Así como al acceso a fondos internacionales de financiamiento, recuperación y distribución, entre otros aspectos, por lo que esta publicación puede, a partir del caso mexicano, ser de utilidad para aquellos interesados en acercarse a la producción cinematográfica.

De acuerdo con Taibo, el manual cubre una omisión bibliográfica que lo convertirá, sin duda, en el libro de texto no sólo en las dos escuelas de cine más importantes de México: el CCC y el CUEC.

Sino también, en un referente en todas aquellas instancias de enseñanza y producción cinematográficas, como lo son los talleres, encuentros y festivales auspiciados por el principal coeditor de este manual y entidad central de la producción nacional, el Imcine.

“La idea original es que nos intereso tener un libro de texto para poder incidir en la formación de productores. Queríamos que la producción dejara de verse como los malvados que a veces quieren obtener grandes recursos y tratamos un poco de acercar el mito del dinero con el del arte.

“Y una forma fue que buscamos la manera de profesionalizar a los productores; pensamos en hacer un libro de texto que ayudara a crear productores mejor formados, con más información, sólidos y que participaran en el fondo de los proyectos, que les interesara hacer buenas películas y no creyeran que el asunto era hacer películas y ganar dinero, sino que fueran responsables del producto final”, dijo.

Y es que para el profesor del CUEC, no es que los productores hagan mal su trabajo, sino que se dedicaban a hacer cine, sin tener la preparación.

“Se lanzaban a debutar pero sin tener conocimientos; lo hacían pero sin tener idea y (saber) dónde estaban parados, y eso complicaba las cosas. Más que productores ´light´, eran productores exprés, obligados a ser productores y sin conocimientos”, consideró.

El manual contiene las colaboraciones de Alfredo Joskowicz, Sergio Guzmán y Víctor Ugalde, quienes dan cuenta del desarrollo y condiciones actuales de la producción cinematográfica en México, con especial énfasis en los aspectos laboral y jurídico.

Presenta, asimismo, los formatos necesarios para el uso del ejercicio diario de la producción (desde el correcto desglose de un guión), siguiendo el ejemplo de un cortometraje producido por el CCC.

“Es un libro que te acompaña en el entender cuál es el proceso de la producción de su origen, sin ser una varita mágica, es una herramienta de acompañamiento”, concluyó
 

Comenta esta nota